Prejuicios anticristianos y educación religiosa

Originally published in English in DANIEL’S BLOG

El miedo y los prejuicios hacia personas de otra religión están presentes en muchos debates actuales. El veto a la entrada de personas de países musulmanes en EE. UU., movimientos antiislamistas en Europa o la persecución de los cristianos en Oriente Medio nos hacen reflexionar una y otra vez sobre la discriminación por motivos religiosos.

Esos prejuicios también se encuentran a otra escala en nuestro país y en otros próximos. Rescatamos este artículo que el investigador Daniel Moulin-Stożek publicó en su blog sobre los prejuicios anticristianos en los colegios de Inglaterra; puede ayudar a arrojar luz sobre esta compleja cuestión.

Autor: Daniel Moulin, investigador del proyecto ‘Religión y sociedad civil’

daniel-moulin-600x900No hay duda de que, en algunos países, los cristianos son perseguidos o bien por ser blanco de extremistas o bien porque algunos gobiernos sospechan de la influencia política de las iglesias cristianas.

Sin embargo, no es tan frecuente considerar otras formas más leves de sentimiento anticristiano y prejuicios en países donde históricamente ha habido una fuerte presencia cristiana, como Inglaterra.

Para los profesores de religión vale la pena considerar las actitudes y experiencias que los estudiantes tienen sobre el cristianismo. Esto es porque, al enseñar sobre el cristianismo, los profesores necesitan conocer el ‘punto de partida’ de sus alumnos y entender qué es ser cristiano en una clase de cristianismo (esto puede ser educación religiosa, historia u otras materias).

En Gran Bretaña, cada vez menos jóvenes practican el cristianismo. Los estudios cuantitativos muestran que se ha producido una ‘deriva de iglesias’ a lo largo de los años (en palabras del profesor Leslie Francis, cuyo trabajo aporta muy buenas evidencias sobre este tema). No obstante, la pregunta reside en cuántos estudiantes que no practican el cristianismo pueden percibir y tratar a los estudiantes que se identifican como cristianos.

Las experiencias de los cristianos sobre prejuicios contra su religión están relativamente inexploradas en los estudios sociológicos. De hecho, empezando por el trabajo del psicólogo de Harvard Gordon Allport en los años cincuenta, el estudio científico de los prejuicios se ha ocupado en gran medida, tal vez de forma justificada, del estudio de los prejuicios de los cristianos hacia otras religiones.

En un artículo académico publicado el año pasado, trato la naturaleza de las actitudes anticristianas en adolescentes. El estudio se propuso explorar qué tipos de actitudes anticristianas y prejuicios existen. Para conocer cómo de frecuentes o severos pueden ser los incidentes de prejuicios o discriminación, sería necesario otro tipo de estudio.

Mis métodos eran simples. Entrevisté a un grupo de estudiantes de secundaria  anglicanos, baptistas y católicos que acudían con regularidad y se identificaban como cristianos. Relataron incidentes de motes e insultos anticristianos, acoso, etiquetas y preguntas agresivas por parte de sus compañeros no cristianos. También percibieron que algunos profesores y asignaturas tomaban partido en contra de las creencias y prácticas cristianas. Este estudio fue a pequeña escala, pero las experiencias contadas por los participantes coincidían, de ellas he dibujado los siguientes conclusiones tentativas.

  1. El cristianismo no es ‘guay’ para los no cristianos (de este modo, los cristianos tampoco lo ven como ‘guay’).

Los adolescentes suelen tener un estatus jerárquico dentro de su grupo de compañeros. Esto supone que algunos adolescentes son más populares que otros. Para los participantes, mostrar abiertamente que eran cristianos contribuía a que fueran menos populares que los estudiantes ateos.

  1. Las calumnias e insultos podrían ser usados contra los cristianos

Los participantes narraron incidentes en los que sus compañeros podrían utilizar insultos y calumnias anticristianos. Por ejemplo, se reportó con frecuencia el insulto ‘bible-basher’ (entusiasta fanático de la Biblia) como uno de los utilizados para ridiculizar a aquellos con mucha fe.  A veces, estas acciones se consideraron acoso, ya que se repetían t buscaban hacer daño.

  1. El ‘efecto Dawkins’

Los participantes informaron haber sido cuestionados acerca de su fe  por motivos intelectuales.  Se les preguntaba por la credibilidad de la fe religiosa como oposición a la ciencia y por qué Dios permitía el sufrimiento. Algunos estudiantes comentaron que sus compañeros citaban a Richard Dawkins para cuestionarles.

  1. Las clases de educación religiosa no ayudaban necesariamente

Algunos participantes creían que las clases de religión podían fomentar que sus compañeros cuestionasen o ridiculizasen las creencias cristianas. Temas como el problema del mal podría elevar cuestiones a las que se consideraban incapaces de responder satisfactoriamente en los debates de clase.

  1. Algunos profesores parecían posicionarse contra el cristianismo

El estudio muestra que algunos profesores de religión podían posicionarse como ateístas para  llevar la religión al aula. Varios de los participantes pensaban que sus profesores no eran imparciales en este sentido, especialmente si no justificaban las creencias y practicas cristianas o no quería hacerlo.

  1. Los prejuicios anticristianos están posiblemente más aceptados que a otras religiones

El antisemitismo y la islamofobia se originan en el estatus de forasteros de musulmanes y judíos en Europa. En cambio, los sentimientos anticristianos se suelen asociar con ideas progresivas que van contra estructuras de poder establecidas, como la Iglesia de Inglaterra. Esto puede suponer que los sentimientos anticristianos se consideran más aceptables que otros prejuicios religiosos. Si, como Gordon Allport lo define, el prejuicio es un caso de error o de mal juicio, el entonces debe implicar un elemento de irracionalidad. Sin embargo, si uno supone que la hostilidad hacia el cristianismo es racional, entonces se sigue que los prejucios anticristianos no son prejuicios. Esto podría verse como una característica distintiva de los prejuicios anticristianos.

  1. Los prejuicios anticristianos tienen similitudes con otras formas de prejuicios religiosos

Mientras que los prejuicios anticristianos no están relacionados con una percepción negativa de raza o etnia –como otras formas de prejuicios religiosos– sí tienen estereotipos y tropos históricamente negativos.  Es más, como ocurre con otros prejuicios, se basan en la percepción de inferioridad de un grupo de personas.

Se necesita una mayor investigación para entender la extensión de los prejuicios anticristianos entre los adolescentes en Gran Bretaña. No obstante, es estudio a pequeña escala plantea preguntas pertinentes para los profesionales.  Los prejuicios anticristianos son un reto para los profesores de religión, que tienen que enseñar cristianismo en un contexto secularizado donde la crítica a esta religión se considera un derecho derivado de la libertad religiosa o una posición moral o intelectualmente superior.

Al menos, según las perspectivas de los jóvenes cristianos, la fina línea entre este debate en curso dentro de la sociedad y el ridiculizar y dañar a una minoría de estudiantes y a sus creencias, necesita ser marcada cuidadosamente –y puede que en las clases de religión más que en ningún otro sitio.


Esta entrada de blog se basa en un artículo académico que escribió Daniel Moulin-Stożek a raíz de su investigación con los estudiantes. Taylor & Francis Group, editorial académica de gran prestigio, publicó este artículo que se puede consultar aquí.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s