“En internet hay mucha información privada que se toma sin nuestro consentimiento, como todos los metadatos que capturan las aplicaciones”

Miguel del Fresno es doctor en Sociología, y Master en Sociedad de la Información y el Conocimiento,, ejerce como profesor en la UNED e imparte docencia en Másters de Comunicación o Investigación en Ciencias Sociales en Universidad es como en la Universidad del País Vasco, la Complutense de Madrid o la Universidad de Sevilla e investigador visitante en la Universidad de California-Berkeley y la Universidad de California-San Diego.

Ha visitado el Instituto Cultura y Sociedad para impartir el curso ‘Investigación social en internet: netnografía y análisis de redes sociales’ en el Máster de Investigación en Ciencias Sociales. En sus clases se han abordado temas como la netnografía, la investigación online y el análisis de las redes sociales.

Miguel del Fresno en su visita al ICS

¿La investigación online permite conocer de forma más representativa la opinión, hábitos y gustos de una sociedad concreta?

La mitad de la población mundial ya accede a internet; preguntarse por la tasa de representatividad de internet –cuando todo el mundo está viviendo, expresándose, comunicando y haciendo intercambios de todo tipo ahí– es una pregunta superada. En realidad, internet es un macromedio y no solo sirve para la comunicación y el intercambio simbólico sino que, además, en él hay comportamientos, hay actividad social, hay dinamismo, hay problemas… Por tanto, es un sitio perfectamente legítimo como campo de investigación y refleja, nos guste o no, lo que somos.

Pero ¿la gente se comporta igual en internet y en la vida real?

Absolutamente igual, cada vez más. Lo cierto es que tú no piensas cuándo estás online y cuándo estás offline. Ahora estamos permanentemente conectados, la conexión a internet es ubicua y transparente. Nos expresamos comunicamos y socializamos online y offline sin ninguna diferencia. Para mí –y lo recojo en un libro que se llama ‘Netnografía’ del 2011– es el mismo continuo social.

¿Qué es la netnografía?

Son técnicas etnográficas derivadas de la antropología aplicadas al campo de investigación en online. La gran ventaja es que puedes utilizar técnicas clásicas etnográficas para estudiar pequeños grupos, -por ejemplo, hay estudios sobre cómo los skinheads se relacionan dentro de foros– se puede estudiar desde el punto de vista netnográfico (a pequeña escala) o a gran escala. Otra ventaja es que el investigador no va a modificar necesariamente la actividad de los investigados.

¿De qué modo puede ayudarnos el Big Data para conocer a una muestra?

El Big Data, en realidad, lo que plantea es eliminar las muestras, pretende que la muestra sea igual al universo. Que eso pueda predecir el futuro es más cuestionable porque el Big Data no puede diferenciar entre lo improbable y lo imposible, y los sociólogos sabemos que lo imposible sucede.

Se critica mucho que los negocios online recopilen y utilicen  los datos de  sus usuarios para su uso comercial, pero, a la vez, cada vez se conocen más estas prácticas, ¿Se podrá luchar contra esto o se convertirá en algo aceptado?

El problema es que es ubicuo, transparente y aparentemente inicuo -pero no lo es-. La privacidad se ha convertido en un negocio y la captura de datos masivos de civiles sin autorización y, además, con cierta connivencia de los propios usuarios ha llevado a que empresas como Facebook hayan convertido a los usuarios, no la plataforma, en su producto.

Es un peligro que creo que no está suficientemente percibido. Hay un riesgo enorme porque, en algunos casos, sí renunciamos explícitamente a nuestra privacidad –como cuando publicamos una imagen– pero también hay mucha información privada que se toma sin nuestro consentimiento, como todos los metadatos que capturan las aplicaciones. Ahí desde luego hay posiciones completamente abusivas en las cláusulas de las políticas de privacidad.

Mientras más fragmentada está la legislación, más vulnerables somos los ciudadanos

¿Qué se podría hacer para solucionarlo?

Yo creo que tenemos que ser muy prudentes en lo que publicamos. Habría que controlar más a las empresas, ver qué tipo de negocios tienen y con qué terceros comparten la información, además de que no pudieran capturar metadatos o que, por lo menos, estuvieran muy restringidos.

Cada día perdemos más el control de nuestros ordenadores y de nuestros teléfonos: se actualizan solos, se activa la geolocalización sin nuestro consentimiento… Además, falta una legislación que sea suficiente porque, normalmente, la aplicación teórica de las cláusulas de privacidad se apoya en la legislación de los países donde están los servidores, que se encuentran en los sitios donde menos se protege la privacidad.

Pero, en Europa esto está mucho más controlado, ¿no?

En 2018 va a entrar una legislación en activo. Existían leyes, pero locales y, al final, la legislación europea tampoco toma cartas en serio porque traspasa la responsabilidad de los estados. Mientras más fragmentada está la legislación, más vulnerables somos los ciudadanos.

¿Internet puede acabar siendo algo más manipulador que beneficioso?

Hay que diferenciar en internet dos partes. Una que es la infraestructura tecnológica y otra cosa es cómo ha derivado la propiedad de determinadas partes de internet, donde se llega a confundir con algunas de las plataformas dominantes.

Con internet está ocurriendo como con otras tecnologías: después de una fase inicial, donde hay grandes expectativas utópicas, se está corporativizando en manos de muy pocos. Ya pasó con el ferrocarril, el telégrafo, con la telefonía… Desde el punto de vista de la historia de la tecnología es normal que internet acabe controlada por unos pocos grandes grupos: Apple, Amazon, Google, Facebook…

Hablando así parece que no puede haber nada bueno en internet…

Solo digo que toda nueva tecnología lleva implícito su propio accidente, como decía el sociólogo y urbanista francés Paul Virilio. Las tecnologías siempre experimentan las mismas limitaciones que sus creadores y tienen una intencionalidad. Incluso los algoritmos tienen ideología, ¿por qué no iba a tener internet un accidente gigantesco? Aporta la diferencia en la historia de la tecnología en que el accidente puede ser de una escala muchísimo mayor de lo que ha sido en otras ocasiones.

¿Ventajas por ser nativo digital? Ninguna

El nativismo digital define a aquellas generaciones que han crecido con internet y se suele considerar como una ventaja para ellos a la hora de usar las nuevas tecnologías. Sin embargo, Miguel del Fresno no está de acuerdo con esta idea: “Se tiende a ignorar que solo hacen un uso funcional y no un uso más avanzado”.

Según el experto, los jóvenes usan de forma intensiva Instagram, leen blogs y viven en internet, pero no saben utilizar sus redes para dar una comunicación efectiva ni saben crear un blog. “Hacen un uso estrictamente funcional, no hay una comprensión de la tecnología”, sentencia.

Admite que, para poder ejercer un uso avanzado de las nuevas tecnologías, tienen que ir aprendiendo, como todos los demás. Para él, la verdadera ventaja de los nativos digitales frente a sus predecesores que “la tecnología cada vez es más fácil de usar y transparente y, además, se hacen muy buenos diseños de experiencia de usuario”. “Por ejemplo, para hacer el primer blog que yo tuve necesité conocimientos de HTML y ya casi no hace falta saber programar”, concluye.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s