Cuidados paliativos en la universidad: formación y vocación para cuidar al paciente de forma integral

englishversion

Los cuidados paliativos, dentro del mundo de las especialidades médicas y como disciplina universitaria, son un área de conocimiento muy reciente, de hecho, por primera vez se incluyeron en la educación universitaria en la década de los ochenta en el mundo anglosajón, y en España, todavía en desarrollo, se inició a finales de los noventa. En nuestro país esta implantación está siendo lenta y poco uniforme, a modo de ejemplo podemos describir que en la Universidad de Navarra comenzó como optativa en el curso 2006/2007, y se estableció como materia obligatoria a partir del curso  2009/2010. A fecha de hoy, esta disciplina todavía no se imparte en más de la mitad de las Facultades de Medicina de España.

El Programa ATLANTES del Instituto Cultura y Sociedad propone con sus investigaciones mostrar a la sociedad la relevancia y el impacto positivo de los cuidados paliativos. Una de sus líneas de investigación, liderada por los doctores Carlos Centeno y Antonio Noguera  va dirigida a la comunidad científica y a profesores universitarios de facultades de ciencias de la salud, con el fin de impulsar esta disciplina en el currículo de los futuros profesionales sanitarios. El Dr. Antonio Noguera cuenta que “tras el primer año de asignatura nos sorprendimos de los comentarios positivos que hacían los alumnos por eso decidimos estudiarlos”.

Explica, que para entender mejor qué es lo que estaba sucediendo, se realizaron varios estudios cualitativos, en los que a modo de ensayo, promoviendo la autorreflexión de los alumnos, se les preguntó qué les aportaba la educación en cuidados paliativos. El primer aspecto que los alumnos destacan es el abordar de forma integral el cuidado del paciente, expone Noguera: “Ven que consiste en preocuparte por su contexto para que mejore su enfermedad; no solo hay que facilitar una medicación, también es necesario ofrecer apoyo psicológico y social”. Además añade que “el ser humano es una persona y la enfermedad no sólo le afecta a su biología, también daña y puede alterar gravemente su afrontamiento emocional, afectar a su familia y entorno social, e incluso tener un fuerte impacto en su vida espiritual”.

“Lo que más se ve es que la enfermedad daña sus órganos tejidos y funciones –puntualiza- pero impacta en el ser humano en su conjunto”.

“En función de cómo se atiende el aspecto humano, lo puramente biológico mejora”.

“Siempre hay que dar el mejor tratamiento y realizar el diagnóstico más preciso pero también hay que sumar la excelencia humana, o al menos intentar poner en ello tanto esfuerzo como en lo científico”

Otras herramientas que destacan los alumnos en estos estudios, es que la formación en cuidados paliativos ayuda a los profesionales sanitarios a saber comunicar mejor, dar malas noticias, tomar decisiones, entender al paciente y a entenderse mejor a ellos mismos, ayudando a que estén más cómodos como profesionales. Por otro lado Antonio Noguera sostiene que, según esos estudios, profundizar en cuidados paliativos también permite “conocer mejor qué intensidad de tratamiento farmacológico se debe emplear, cuándo y cómo”.

No olvida que la formación científica es clave “porque siempre hay que dar el mejor tratamiento y realizar el diagnóstico más preciso”, pero considera que, en la educación de los médicos, enfermeras, y todo profesional sanitario, “hay que sumar la excelencia humana, o al menos intentar poner en ello tanto esfuerzo como en lo científico”.

En las reflexiones de los estudiantes aparece que “al principio tienen miedo de ciertas situaciones con los pacientes con enfermedades avanzadas”, detalla. Sin embargo, tras las prácticas coinciden en que la experiencia ha sido muy positiva: “Muchos dicen después que no solo no se han asustado, sino que han salido enriquecidos como personas y como profesionales”.

Además, las respuestas muestran que la asignatura de paliativos enseña a trabajar en equipo, proporciona conocimientos aplicables a otras ramas de la Medicina y algunos dicen que, gracias a ella han recuperado la ilusión que les movió a elegir su carrera.

Tras estos estudios cualitativos, el grupo se propone confirmar de cara al futuro la verosimilitud de estas reflexiones de los alumnos. El siguiente paso será realizar un inventario que permitirá cuantificar las percepciones descritas y ver hasta qué punto se deben a la enseñanza de cuidados paliativos.

Autora: Elena Beltrán

¿Quieres conocer el proyecto del ICS relacionado con este tema?

Palliative care at the university level: Training and vocation for integral patient care

Within the world of medical specialties and as a university discipline, palliative care is a very recent area of knowledge; in fact, it was first included in university education in the 1980s in the Anglo-Saxon world. In Spain, it was introduced at the end of the 1990s and is still very much in development. Its implementation has been slow and uneven; for example, at the University of Navarra, it began as an elective in the 2006-2007 academic year, and was established as a compulsory subject starting in the 2009-2010 academic year. As of today, palliative care is still not taught in more than half of Spain’s medical schools.

Antonio Noguera ATLANTES’ researcher

The ATLANTES Research Program of the Institute for Culture and Society aims to use its research to show society the relevance and positive impact of palliative care. One of its lines of research, led by Dr. Carlos Centeno and Dr. Antonio Noguera, is aimed at the scientific community and university professors within health sciences faculties in order to promote this discipline’s inclusion in the curriculum of future health professionals. Dr. Antonio Noguera notes that, “after the first year of the subject’s implementation, we were surprised by the positive comments students made so we decided to study them.”

He explains that in order to better understand what was happening, several qualitative studies were carried out. One included an essay-style response, promoting students’ self-reflection, to the question of what education in palliative care provided them. Students first highlighted comprehensively addressing patient care, Noguera explains: “They see that this consists in worrying about where a patient is coming from so that their illness improves; not only do we have to provide medication, we also need to offer psychological and social support.”

He adds that, “A disease doesn’t just affect a person’s biology; it also damages and can seriously alter the way they cope emotionally, as well as their family and social environment, and it can even substantially impact their spiritual life.”

“Students mostly study how a disease damages organs and tissue function,” Dr. Noguera highlighted, “but it impacts the human being as a whole and, depending on how the whole person is cared for, patients can improve on the purely biological level.”

“We always have to give the best treatment, but we must also add human excellence.”

Students also highlight in these studies that training in palliative care helps health professionals know how to communicate better, give bad news, make decisions, understand the patient and better understand themselves, helping them to be more comfortable as professionals. On the other hand, Dr. Antonio Noguera argues that, according to these studies, a better understanding of palliative care also allows future doctors “to better implement the pharmacological treatment to be used, including recognizing when and how.”

Scientific training is of course key “because you always have to give the best treatment and make the most accurate diagnosis,” but Dr. Noguera believes that, to the education of doctors, nurses, and all health professionals, “we must add human excellence, or at least emphasize it as much as the scientific aspects.”

Students’ reflections show that “at first they are afraid of certain situations with patients with advanced diseases,” he explains. However, after practicing, they agree that the experience is very positive: “Many later say that not only were they not scared, but they left enriched as people and as professionals.”

In addition, students’ answers show that the palliative care course teaches teamwork, provides knowledge applicable to other branches of medicine and some say that, it brought them back to what inspired them to choose the medical profession.

After these qualitative studies, the group intends to study students’ reflections in the future and how they change. The next step will be to carry out an inventory that will allow the team to quantify the perceptions described and see to what extent they are due to the teaching of palliative care.

Author: Elena Beltrán

Learn more about the ICS project related to this topic:

Anuncios

One response to “Cuidados paliativos en la universidad: formación y vocación para cuidar al paciente de forma integral

  1. Estoy completamente de acuerdo con lo que proponen. Como estudiante de medicina, entiendo la relevancia que tiene el aprender sobre cuidados paliativos para el adecuado desempeño de nuestra profesión. Debemos aprender a ver al ser humano como un ser biopsicosocial. Muchas gracias por su aporte, y espero que tenga la repercusión que merece.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s