Comprender fenómenos sociales en la era de internet a través del análisis del discurso multimodal

pixnio-1949701-5143x3429.jpg
El método del análisis crítico del discurso multimodal resulta útil a investigadores de cualquier disciplina: sociología, politología, ciencias de la salud, estadística…

La investigación en ciencias sociales ayuda a comprender fenómenos emergentes en nuestras sociedades y no cabe duda de que una de las claves de cualquier análisis son las prácticas discursivas que se dan en la esfera pública. Con la expansión de internet y las redes sociales, estudiar el discurso se ha vuelto una tarea más retadora: además de lo que los usuarios expresan verbalmente, encontramos memes, vídeos, gifs… que enriquecen, matizan o cambian el significado de las palabras.

El método del análisis crítico del discurso multimodal ofrece a los investigadores de cualquier disciplina -sociología, politología, ciencias de la salud, estadística…- herramientas para profundizar de manera más integral en las cuestiones que estudian. Con el objetivo de darlo a conocer en el Instituto Cultura y Sociedad (ICS) de la Universidad de Navarra y ponerlo al servicio de los proyectos, la investigadora Marie Curie Eleonora Esposito organizó un workshop que mostró cómo explorar de forma sistemática, recabar y analizar conjuntos de datos digitales y multimodales. Junto con ella, intervino Giuseppe Balirano, profesor de la Universidad de Nápoles ‘L’Orientale’.

workshop-eleonora-3.jpg
Eleonora Esposito, investigadora Marie Curie del ICS, y Giuseppe Balirano, profesor de la Universidad de Nápoles ‘L’Orientale’, impartieron un workshop organizado ella.

“Generalmente, prestamos atención a una imagen o recurso semiótico y lo estudiamos aplicando un modelo lingüístico, como si estuviera verbalizado. Eso nos permite ver la forma en la que el lenguaje funciona en la sociedad”, explica el profesor Balirano.

De ese modo, según indica, “permite a cualquier investigador comprender con más sentido las imágenes; no solo los aspectos verbales, sino también las imágenes, que son recursos semióticos -sistemas de signos- y multimodales -pueden comprender interacción auditiva, visual, gestual…-”. A su juicio, eso permite interpretar la sociedad en una perspectiva de 360 grados, pues “es una aproximación holística al discurso: incluye también lo que está oculto detrás de las palabras, que es en gran medida multimodal”, declara.

Sin este método, Eleonora Espósito no podría desarrollar de una forma tan rigurosa el proyecto que lleva a cabo en el ICS con financiación del Programa de Investigación e Innovación Horizonte 2020 de la Unión Europea. Titulado ‘El odio online hacia mujeres líderes europeas: Un análisis crítico multimodal asistido por corpus’ (WONT-HATE), se centra en el fenómeno de la misoginia online, es decir, los discursos de odio basados en el género, las amenazas de violación o el acoso sexual basado en imágenes, dirigidos contra figuras políticas e institucionales muy visibles en Europa.

WONT-HATE adopta un enfoque discursivo crítico y multimodal para estudiar el odio online, con una investigación de comentarios generados por los usuarios (texto, imágenes y vídeos) en Twitter y YouTube.

La profesora Esposito apunta que las redes sociales, que suponen la principal fuente para su proyecto, son una tecnología semiótica y multimodal: permiten la comunicación a través de emoticonos, imágenes, gifs animados, sonidos, hashtags, vídeos, enlaces… Concretamente, ella aborda la violencia semiótica o misoginia visual y en las redes se puede comprobar que este tipo de abuso no solo consiste en insultos verbales: incluye manipular imágenes con Photoshop, utilizar sus fotografías en noticias falsas, editar vídeos ofensivos…  Todo con el objetivo de difamar y desprestigiar a las líderes europeas.

“Si pensamos en el lenguaje de una forma restringida -textos- no podremos dar cuenta del modo en que las personas realmente se comunican y hacen suyas las posibilidades de las redes con estos fines”, comenta.

Se trata, como subraya el profesor Balirano, de “utilizar un enfoque crítico para comprender cómo se está manipulando la realidad tanto desde el punto de vista lingüístico como semiótico para construir sesgos negativos en el discurso”. Añade que en el mundo digital “observamos la proliferación de signos que van en diferentes direcciones; si no amplías tu enfoque no puedes identificar asociaciones”.

Esposito y Balirano sugieren diversas herramientas de software profesional para el análisis cualitativo de datos. Una de ellos es Atlas.ti, que permite procesar datos prácticamente en cualquier idioma, utilizando caracteres en lenguas como japonés, chino, árabe y hebreo.

Giuseppe Balirano cuenta que, entre otras funcionalidades, este programa permite recopilar una gran cantidad de imágenes y clips de vídeo: “Al etiquetarlos puedes encontrar patrones similares y, por ejemplo, ver cómo han cambiado ciertos fenómenos a lo largo del tiempo o hallar patrones en algunos tipos de representaciones -como mujeres realizando una acción determinada- para ver cómo se relaciona con determinados discursos de odio.”

Según añade Eleonora Esposito, otro software de gran utilidad es NVivo, que ayuda a analizar datos no estructurados o cualitativos como entrevistas, respuestas de encuestas con preguntas abiertas, artículos, contenido de las redes sociales y la web.

“También es compatible con NCapture, una extensión del navegador web que captura de manera rápida y fácil contenido de webs y redes sociales para su análisis en NVivo”, dice.

workshop-eleonora-10.jpg
El workshop tuvo lugar en el Aula ICS-Siemens Gamesa. Asistieron investigadores de la Universidad y alumnos del Máster en Investigación en Ciencias Sociales.

En el workshop se refirió en concreto a la forma en que estos programas ayudan al estudio de fenómenos on line emergentes, como el ‘Movimiento de la percepción corporal positiva’, que consiste en que cada vez más personas, especialmente mujeres, están tratando de responder a la representación del cuerpo y los estándares de belleza predominantes en la sociedad pero que no se corresponden con la realidad. “A través de plataformas como Instagram, que es la red más visual, buscan visibilizar físicos que no se ajustan a lo que se considera hermoso: rostros con acné, caderas anchas, muslos con celulitis… Es una forma de crear un contradiscurso”, apostilla.

Y, junto con este tema, menciona muchos otros de gran calado que ebullen en internet: discursos contra inmigrantes, etnias o grupos minoritarios; discursos populistas, discursos políticos radicales… Cree que arrojar luz sobre ellos es un primer paso para encontrar soluciones.

“Realmente cada vez hay menos división entre el mundo on line y off line. Y hay muchos temas que solo podemos investigar a través de internet y las redes sociales”, recalca la experta. Es una cuestión -finaliza- “de poder asomarnos por un agujero a aspectos íntimos de nuestras vidas cotidianas o a formas de interacción humana que no podríamos observar de otro modo”.

Autora: Isabel Solana

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s