Preservar las tradiciones orales y la música antigua para conservar la memoria común

Las tradiciones poéticas orales y la música antigua son parte de la herencia cultural y de la memoria de una sociedad. Así lo afirman Sarali Gintsburg, investigadora del proyecto ‘Discurso público’ del Instituto Cultura y Sociedad (ICS), y Albert Recasens, investigador del proyecto ‘Creatividad y herencia cultural’. Ambos expertos defienden la importancia de recuperar, documentar, archivar y transmitir este patrimonio.

Para Gintsburg, las tradiciones orales y la música son una parte integral de nuestra herencia como seres humanos y nos ayuda a conocernos mejor como personas y comprender nuestras capacidades. Por su parte, Recasens añade que la música antigua es memoria y nos permite tener referencias. “Como seres humanos necesitamos referencias, a nivel espiritual, social, cultural…”, señala.

Según los investigadores, se está consolidando una tendencia a la simplificación, al consumo sin reflexión, a nuevas canciones y textos “de consumo rápido”. Esto supone varios riesgos. “Una simplificación excesiva puede resultar peligrosa porque pierdes la capacidad de ver las cosas con complejidad”, asegura Gintsburg. Además, la experta considera que estas tradiciones y canciones forman parte de nuestro ADN cultural, si las perdemos, perdemos parte de lo que nos conforma como sociedad.

Asimismo, Recasens destaca que esta situación puede llevar a una sociedad a la deriva. Sin las características de lo que define la cultura, “cuando escuchemos cierto tipo de discursos o nos tienten con caminos más fáciles, si no sabemos quiénes somos, difícilmente podemos tomar decisiones adecuadas”, afirma.

Perder una cultura

La simplificación de la música y sus ritmos, la entrada de nuevas tradiciones por la globalización, la influencia de la radio y de las plataformas de streaming; la pérdida de la transmisión de padres a hijos… Son algunos ejemplos de amenaza para las tradiciones musicales y la música antigua. “Tenemos que concienciar a la población para que padres, educadores y conservatorios promuevan el propio patrimonio musical –incide Recasens–. Es fácil perder el pasado si no hay un esfuerzo”.

“Si no la damos a conocer, estamos amputando una parte de nuestra sociedad”

Gintsburg pone el ejemplo que ella vivió durante una investigación en Yemen. En la isla de Socotra tienen su propio idioma y las mujeres suelen improvisar poemas cantados para expresar sus sentimientos, contar algo que les ha pasado o acallar a los bebés. Según expone la investigadora, ahora, en aras de tener bebés más modernos, compran en Arabia Saudí móviles para cunas con canciones en inglés. Así, se ha perdido la transmisión de unas canciones de siglos de historia.

De esta manera, los académicos coinciden en la importancia de la investigación para recuperar, estudiar y documentar las tradiciones poéticas orales y la música antigua. Además, Recasens defiende la importancia de la transferencia del conocimiento: “La música antigua es memoria, si no la damos a conocer, estamos amputando una parte constitutiva de nuestra sociedad”. Si esta memoria nos muestra cómo somos como personas y como sociedad, Gintsburg ve una razón más que demuestra la utilidad de su investigación.

Músicos y poetas locales de la isla de Socotra. SARALI GINTSBURG

Hoy en día existen varias iniciativas, como el programa de la UNESCO para preservar la cultura tangible e intangible, pero los investigadores lamentan que son pocas y con déficit presupuestario. Por ejemplo, Recasens indica que las políticas de apoyo y el presupuesto para la recuperación de la música antigua son escasos respecto a otros países. Así, deben competir con producciones más comerciales. “Iniciativas de este tipo, que son mucho más intrépidas, no son rentables”, lamenta.

Los expertos

Sarali Gintsburg es especialista en creatividad formulaica en la poesía oral cognitiva. Desarrolla la línea de investigación ORFORCREA, enmarcada en el proyecto ‘Discurso público’. Con su investigación, busca entender la creatividad humana a través de tradiciones orales poéticas vivas, como el bertsolarismo (País Vasco), la jbala (norte de Marruecos) o el socotrí (Yemen).

Albert Recasens es musicólogo y experto en recuperación de música antigua. Su investigación, enmarcada en la línea ‘DeMúsica’ del proyecto ‘Creatividad y herencia cultural’, busca redescubrir el patrimonio musical hispano –principalmente ligado a las catedrales–, detectar qué compositores, obras y géneros están más desatendidos para ponerlos al servicio de la sociedad a través de conciertos y documentos sonoros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s