Mujeres STEAM y Covid-19: innovación femenina para las nuevas necesidades sociales


Muchas mujeres han buscado dar respuesta a
las nuevas necesidades sociales a través de iniciativas y colaboraciones. Imagen de Michal Jarmoluk en Pixabay 

En estos momentos complejos son muchos los que han sufrido grandes pérdidas y están soportando que sus expectativas e ilusiones familiares, laborales y económicas se hayan visto truncadas. Junto con ello, diversos estudios están alertando de que las consecuencias de la pandemia son peores para todas aquellas personas que cuidan de otras, tanto hombres como mujeres. Una cuestión que remarcan esos mismos estudios es que las mujeres se llevan la peor parte, siendo una de las consecuencias el aumento de la brecha de género en todos los ámbitos, incluidos el de la ciencia y la investigación.

Las causas de esta brecha son muchas y no es nuestra intención abordarlas en este artículo. Tampoco lo es negar los datos que reflejan los estudios preliminares. Nuestra intención es más bien una propuesta basada en la observación de mujeres de nuestro entorno que han buscado dar respuesta a las nuevas necesidades sociales a través de iniciativas y colaboraciones afrontando de manera satisfactoria las nuevas demandas.

Este el caso, por ejemplo, de Amaya Vizmanos, alumna de doble grado de Derecho y ADE de la Universidad de Navarra. Durante el tiempo de confinamiento ha desarrollado de forma altruista –y con mucho ingenio- la plataforma “YoTeAyudoConLaSele” para brindar apoyo académico al alumnado que va a examinarse en fechas próximas de la prueba de acceso a la universidad. En el primer fin de semana de puesta en marcha del proyecto consiguió cientos de voluntarios y más de 21.500 seguidores, entre alumnado de bachillerato, universitario y profesorado.

Esta iniciativa le ha valido ganar el Premio Innovactora Junior 2020. Se trata de un galardón otorgado por la asociación Innovactoras que busca distinguir, premiar y visibilizar a jóvenes innovadoras de entre 14 y 18 años que hayan compatibilizado sus estudios con el impulso y la participación en proyectos y programas que contribuyan a alcanzar nuevas soluciones a los retos actuales en distintos ámbitos: empresarial, científico, tecnológico, educativo, cultural o social.

O María Beunza, que con ocasión de la pandemia ha desarrollado un programa de enseñanza remota de emergencia (ERDE), que ha permitido realizar programas de formación en competencias digitales para la docencia al profesorado, evitando así un parón en la formación profesional para el empleo (FPE). Este proyecto, impulsado por el Servicio Navarro de Empleo y desarrollado entre abril y mayo de 2020 con 72 formadores y expertos de Formación Profesional para el Empleo (FPE), ha demostrado que es posible dotar de competencias digitales al profesorado, y en consecuencia, a su alumnado.

O Valeria Corrales, de 11 años, y Patricia Heredia, su profesora y fundadora de una academia de robótica. Preocupadas por el inicio del confinamiento de miles de niñas y niños, comenzaban a realizar clases de programación, diseño, robótica y electrónica en directo a través de su canal Directos ValPat de YouTube. Durante este tiempo no han faltado ni una sola vez a su cita con sus seguidores, cientos de niños y niñas de toda la geografía española y de diferentes países de América Latina.

Valeria Corrales, de 11 años, y Patricia Heredia, su profesora y fundadora de
una academia de robótica.

Las iniciativas promovidas por las enfermeras navarras son otra muestra. Gracias a la colaboración solidaria de numerosas personas, empresas e instituciones han conseguido un total de 150.000 dispositivos “non-touch”, más de 23.000 pantallas de protección facial, 14.000 batas de aislamiento y cerca de 12.000 salvaorejas que fueron distribuidos por las enfermeras a través de su Colegio profesional, para hacer frente a la pandemia del COVID-19.

Todas ellas son ejemplos de mujeres STEAM. Este término fue acuñado en 2010 por la Rhode Island School of Design añadiendo al tradicional STEM la necesaria “A” de las artes para crear un nuevo e innovador modelo de aprendizaje que conjugase las 4 disciplinas (la ciencia, la tecnología, ingeniería, artes y matemáticas, con sus siglas en inglés). Más en concreto, la propuesta invitaba –e invita- a integrar las áreas con un enfoque interdisciplinar en lugar de establecer espacios de conocimiento separados.

El término STEAM añade al tradicional STEM la necesaria “A” de las artes para crear un nuevo e innovador modelo de aprendizaje que conjuga ciencia, tecnología, ingeniería, artes y matemáticas

Esto es, tener en cuenta las habilidades artísticas y creativas con la educación STEM y poner más en valor si cabe el aspecto de la innovación y el diseño, el desarrollo de la curiosidad y la búsqueda de nuevas soluciones. Este escenario coincide con los avances sociales que vienen dándose en los últimos años y con la consolidación de las Industrias Culturales y Creativas como motor económico y social, entre otras cuestiones, y podemos mantener que el espacio que brindan las ICC está mayoritariamente ocupado por mujeres.

Así, reconociendo el papel protagonista que el arte y el diseño mantienen junto con el resto de disciplinas que conforman las STEAM, podemos situar a la innovación como elemento transversal a todas ellas y, de forma conjunta, favorecer el empoderamiento femenino desde ellas.

Autora: Mª Cruz Díaz de Terán Velasco, coordinadora de Red WINN. Instituto Cultura y Sociedad, Universidad de Navarra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s