Roncesvalles, un enclave ejemplar de los Itinerarios Culturales del Consejo de Europa

El nombre de Roncesvalles evoca historia y leyenda. Pero de lo que no cabe duda es que el emplazamiento y la huella de este lugar en el imaginario colectivo de Occidente y los flujos de intercambio de personas, ideas y consecuciones artísticas en la civilización europea han traspasado su origen y desarrollos medievales. Asimismo, forma parte de los Itinerarios Culturales del Consejo de Europa como jalón de comunicación entre la Península Ibérica y el resto del continente europeo, tanto en el Camino de Santiago de Compostela como en la Vía Carlomagno

Cabe contemplar que durante las últimas décadas se han realizado importantes y cuantiosas inversiones en la adecuación, restauración y difusión del patrimonio cultural, poniendo a sus gestores y por extenso a las instituciones implicadas, tanto públicas como privadas, ante una nueva realidad. La legislación enmarca, en cierta forma, los contextos normativos de primer orden, pero son muchos los interrogantes que existen en relación a la dimensión integral, interdisciplinar y de servicio social que se aplica a la acción a medio y largo plazo sobre los bienes culturales.

Todos estos aspectos confluyen en el curso ‘Itinerarios culturales europeos: Roncesvalles‘, codirigido por Julia Pavón, del Instituto Cultura y Sociedad (ICS) de la Universidad de Navarra, y Eloísa Ramírez, de I-COMMUNITAS de la Universidad Pública de Navarra. En el programa aparecen expertos como Juan Ramón Corpas Mauleón, escritor y presidente de la Asociación de Amigos de la Colegiata de Roncesvalles; Bertrand Saint-Macary, presidente de Amis du Chemin Pyrénées- Atlantiques; y Begoña López García, presidenta de la Asociación Dos Navarras, entre otros ponentes.


Una evocación de los grandes logros y desarrollos de la Civilización Occidental

Julia Pavón Benito, investigadora principal del proyecto ‘Creatividad y herencia cultural’, Instituto Cultura y Sociedad, Universidad de Navarra

La Colegiata de Roncesvalles conforma ante los peregrinos y visitantes uno de los conjuntos histórico-artísticos de acogida más relevantes de la ruta jacobea de la Edad Media y en la actualidad. Su emplazamiento y sus dependencias sacras y hospitalarias en la vertiente meridional del puerto pirenaico de Ibañeta, ya en tierras hispanas, señala el comienzo de un viaje cargado de simbolismo a la tumba del apóstol Santiago, al tiempo que evoca los grandes logros y desarrollos de la Civilización Occidental en su plenitud durante los siglos centrales del medievo, como por ejemplo el arte románico y gótico, el despertar urbano y comercial, etc. Baste mirar la iglesia gótica del conjunto, un templo de bellísima factura constructiva promovido por Sancho el Fuerte, monarca que está enterrado en una capilla de su claustro.

De la misma forma, Roncesvalles evoca los ideales caballerescos del mundo medieval occidental recogidos en La Chanson de Roland (2ª m. del siglo XI), cantar de gesta escrito en romance y fuente de un ciclo literario, que relata en clave épica y alejándose de los hechos históricos, la campaña de Carlomagno a Hispania el año 778 protagonizada por Roland.

Su emplazamiento y sus dependencias sacras y hospitalarias señalan el comienzo de un viaje cargado de simbolismo a la tumba del apóstol Santiago.


Un rico conjunto de bienes y objetos del patrimonio histórico, cultural, religioso y natural

Eloísa Ramírez Vaquero, catedrática de Historia Medieval, miembro de , I-COMMUNITAS, Universidad Pública de Navarra

Roncesvalles ha tenido siempre un impacto potente en la zona, seguramente desde sus inicios históricos: se sitúa en el paso más importante del Pirineo Occidental desde la Prehistoria; ha visto pasar ejércitos, mercaderes, peregrinos y viajeros de todo tipo, siempre, que han planteado necesidades y oportunidades de desarrollo desde hace siglos. Precisamente por eso ha desarrollado ese papel de hospitalidad que todos conocemos.

En la actualidad reúne un rico conjunto de bienes y objetos del patrimonio histórico -edificios, un museo con piezas excepcionales, un panteón regio-, del cultural y religioso -la Colegiata suma casi 900 años a sus espaldas-, del inmaterial -vinculado también a la espiritualidad, pero además a la literatura universal, a la música, a las peregrinaciones, etc. Desde hace unos años, además, se ha prestado especial atención al patrimonio natural del entorno, de excepcional belleza y de singular riqueza faunística; es una de las vías de paso esenciales de las migraciones de aves a escala europea, excepcional lugar de observación para expertos y aficionados. Desde todos estos puntos de vista, Roncesvalles ofrece una serie de atractivos para el desarrollo ligados a la atención, la valorización, la protección y el disfrute del patrimonio cultural.

Ofrece una serie de atractivos para el desarrollo ligados a la atención, la valorización, la protección y el disfrute del patrimonio cultural.


Interpretar nuestro pasado y proyectarnos hacia el futuro

Juan Ramón Corpas, escritor, presidente de la Asociación de Amigos de la Colegiata de Roncesvalles, miembro del Movimiento Navarro Europeo y antiguo consejero de Cultura del Gobierno foral

El patrimonio cultural, el patrimonio en su entorno natural, la actuación de la mano del hombre en el paisaje, el cuidado y la preservación de los conjuntos monumentales constituyen uno de los principales reclamos para los visitantes de los lugares que han sabido cuidar la herencia que les ha legado la historia; porque en su sencillez o su complejidad guardan claves que nos enseñan a entender el mundo, a transmitir significados, a interpretar nuestro pasado y proyectarnos hacia el futuro. Y estos valores poseen un poder de fascinación que convierte a los sitios que lo poseen en destinos especialmente atractivos para los viajeros cultos y curiosos.

Los Itinerarios Culturales del Consejo de Europa son una invitación a viajar y descubrir el rico y diverso patrimonio de Europa, uniendo a personas y lugares en redes de historia y herencia patrimonial compartidos. Ponen en práctica los valores del Consejo de Europa: derechos humanos, diversidad cultural, diálogo intercultural e intercambios mutuos de personas, ideas y vivencias de distintas procedencias. 

En este sentido, Roncesvalles es ejemplar. En primer lugar, porque forma parte de dos Itinerarios Culturales especialmente relevantes: el Camino de Santiago y la Vía Carlomagno y en ambos ocupa un lugar sobresaliente. En segundo lugar, porque es uno de los símbolos más poderosos de Europa, profunda y persistentemente grabado en el imaginario colectivo de Occidente. Y es que Roncesvalles tiene el poder de los emblemas, que una vez conocidos no se pueden olvidar ni confundir. Y en tercero, porque reúne la presencia de un rico patrimonio material con el aliento de un patrimonio inmaterial extraordinario que congrega historia, literatura, mito y leyenda, con una densidad que pocos lugares pueden alcanzar.

Para acoger a los visitantes, Roncesvalles ha realizado una transformación profunda y respetuosa de sus recursos, de manera que manteniendo la pureza del entorno y los usos y actividades tradicionales, ha adecuado parte de sus edificios históricos para una oferta de hostelería digna y de destacable calidad. 

Es uno de los símbolos más poderosos de Europa, profunda y persistentemente grabado en el imaginario colectivo de Occidente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s